Ecosenalla, un espacio para la salud y el bienestar en Alaró

No podía pasar por alto, en mi blog, la parada […]

No podía pasar por alto, en mi blog, la parada que hicimos Pedro y yo en ecosenalla el sábado a mediodía, para probar su menú de fin de semana y descubrir ese espacio tan especial que se encuentra en la calle Verge del Refugi, 5 (muy cerquita de la Plaça de la Vila) en Alaró.

Cuando entramos su propietario, Jorge Gambino, se acercó con una gran sonrisa a preguntarnos si nos podía ayudar en algo. Le hablamos de nuestro blog y le pedimos permiso para hacer unas fotografías. Permiso concedido, nos pusimos manos a la obra y pedimos una mesa para dos y dos menús. Los sábados cuesta igual que el resto de días de la semana, 10,50 € pero a diferencia de entre semana consta de un plato de paella vegetariana con ensalada. Mientras esperábamos que Orquídea, una muy buena cocinera del mundo vegetariano en Mallorca, terminara la paella, nos deleitaron con un rico hummus, denso y especiado generosamente con comino y pan pagés. Para beber, Pedro pidió una copa de vino y yo una cerveza sin alcohol. Y mientras brindábamos por el acierto que habíamos tenido al seleccionar el lugar donde comer, descubrí “La receta del buen amor” escrita en una gran pizarra por Mariló Molina, colaboradora de ecosenalla y trabajadora social muy comprometida con la labor que actualmente lleva a cabo con mujeres que han sufrido violencia de género.

Receta del buen amor Virginia Quetglas

Hicimos una foto de la receta para no olvidar ninguno de sus ingredientes y nuestros platos aparecieron de la mano de Jorge que mientras nos servía no dejaba de invitarnos a eventos que tenía programados durante las próximas semanas. Las 8 mesas del local se llenaron de gente y curiosamente Jorge parecía conocer absolutamente a todos sus clientes. Charlaba con unos y con otros. Nos presentaba como si de amigos de toda la vida se tratara y siempre sin que su sonrisa desapareciera ni un segundo. Entonces comprendí que estaba comiendo en algo más que un local comercial, Jorge y Mariló estaban construyendo una familia entre aquellas paredes.

La paella tenía un sabor muy peculiar a hierbas aromáticas, especialmente a romero, una planta que me recuerda a los espaguetis al horno que mi padrino me preparaba los fines de semana y que tanto echo de menos… Y la ensalada, aunque muy sencilla, estaba crujiente y fresquita, como una buena ensalada debe ser desde mi punto de vista. Solo hubiera retirado el tofu ya que no me parece un alimento saludable, ni el seitán, que afortunadamente ese sábado no tenía pues una amiga de Jorge que había ido a comer al ser celíaca había solicitado que no añadieran.

Plato de ensalada y paella vegetariana
Plato de ensalada y paella vegetariana

Y para finalizar antes de irnos, Mariló se acercó a ofrecernos tarta que no se si entra o no en el menú pero que no aceptamos porque la verdad es que a mí el dulce no me gusta nada, bueno una cucharadita para endulzarme la boca me suele apetecer pero después soy incapaz de seguir comiendo, me empalaga y no como no me gusta dejar comida en el plato no os puedo decir si estaba rica o no.

¿Qué más os puedo decir sobre ecosenalla? Pues que elaboran los platos con productos ecológicos, que tienen una tiendecita dentro del restaurante, una sala donde imparten clases de yoga y que como también organizan conciertos y otras actividades muy interesantes seguramente muy pronto volverán a aparecer en El rincón de Nana.

¿Conoces algún lugar parecido a ecosenalla al que te gustaría que fuera para dar mi opinión aquí?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*