Pan integral de centeno y espelta con semillas y tomate seco

Te presento mi receta de pan. Esa que me inventé […]

Te presento mi receta de pan. Esa que me inventé un día porque, sí, la verdad es que echaba de menos el pan con sobrasada tan típico con el que me había criado. Evidentemente después de conocer a Nana y criarla, me es imposible volver a comerlo pero afortunadamente en este pan se me ocurrió añadir tomate seco y se hizo la magia.

Y es que yo no creo que para que una dieta sea sana debamos retirar absolutamente el pan si no es por prescripción médica. Así que vamos a aromatizar nuestro hogar con esta delicia que al ser de cereales integrales con una rebanada nos hará sentir satisfechos y no necesitarás comer y comer y comer, como pasa con esas barras de pan del supermercado de 30 céntimos. Y es que por ese precio, ¿qué esperas? ¿qué te den la mejor harina del mundo? En resumidas cuentas, como siempre digo, huye de todo lo que sea blanco… Si a ti te cuesta 30 céntimos y gana el del super, el proveedor, el que vende la harina, etc. No quiero saber de qué harina está hecho ese pan… No, no quiero saberlo.

¿Preparados para hacer pan de verdad?

Ingredientes

250 gramos de harina integral de espelta

250 gramos de harina integral de centeno

375 mililitros de agua

1 sobre de levadura integral de sobre

Pipas de girasol

Pipas de calabaza

5 tomates secos

Elaboración

Hidrata los tomates y córtalos en tiras. Mezcla todos los ingredientes secos y después añade las tiras de tomate y vuelve a mezclar. Calienta el agua hasta que esté tibia y ves añadiéndola mientras mezclas.

Deja fermentar la masa en un bol tapada con un trapo o un papel de film mínimo, un par de horas cerca de una fuente de calor, si es posible. Yo la dejo toda la noche sobre el deshidratador en marcha.

Cuando veas que ha duplicado su volumen ya puedes poner papel de hornear dentro de un molde rectangular de los que se usan para pan y se cierran con la masa dentro. El papel es para que sea más fácil desmoldarlo. Si no tienes molde, puedes darle forma redonda y ponerlo sobre la bandeja del horno directamente.

Haz unos cortes sobre la superficie y espolvorea con algunas semillas.

Introdúcelo en el horno precalentado a 225 grados. Después de 25 minutos puedes bajar a 180 grados 1 hora más y listo.

Sácalo del molde y déjalo enfriar sobre una rejilla. ¿Cómo huele tu casa ahora? ¿Cómo sabe ese pan?

Deja tu comentario aquí abajo contándonos como te ha salido el pan, si te animas a prepararlo. Gracias.

Y si pudiste asistir a la Nana Experience de enero, me alegrará mucho que dejes tu comentario sobre este pan que hicimos en el taller. Si te ha gustado pero no pudiste asistir, ¡no te pierdas la próxima Nana Experience que se celebrará el próximo sábado 20 de Febrero a las 10:00 en El Rincón de Nana! Reserva ya tu plaza mediante whatsapp al 687 59 79 03 o mail a virginia@elricondenana.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*