Consejos para prevenir ictus y recaídas

La mayoría de los accidentes cerebrovasculares, sea cual sea su causa, podrían haberse prevenido. Y gracias a un equipo de investigadores que ha establecido los factores de riesgo principales, ahora sabrás qué puedes hacer para prevenirlos porque se trata de factores relacionados con el modo de vida, por lo que son fácil de reducir o eliminar. ¡Toma nota!

  • El riesgo principal, es la hipertensión. Un factor de riesgo determinante para los problemas de corazón y cerebro. De hecho, en este caso el riesgo se duplica. Una alimentación equilibrada donde reduzcas el consumo de sal y la tomes de buena calidad (marina sin refinar, del Himalaya…) y que te ayude a regular tu peso así como que practiques actividad física regularmente, te permitirán regular tu tensión arterial que debería ser inferior a 120/80 mmHg.
  • Hacer ejercicio físico. Lo acabamos de comentar, la actividad física es buena para la salud cardiovascular y te ayudará a disminuir hasta en un tercio el riesgo de sufrir un infarto cerebral. Pero es que además actúa positivamente en la gestión de la coagulación y en el control de la tensión, combatiendo la formación de coágulos. Unos 45 minutos de actividad moderada 5 veces a la semana (caminar, pasear en bici, bailar, nadar, hacer senderismo, correr o ir al gimnasio) serán suficientes. También se convierte en constituye una terapia excelente terapéutico para la recuperación tras haber sufrido una ambolia.
  • El tabaquismo multiplica por 2,5 el riesgo de sufrir un accidente cerebro vascular. Se trata de un tóxico para las arterias en general, es un veneno que favorece la formación de coágulos y la aparición de arterioesclerosis.
  • El sobrepeso y la grasa abdominal en particular promueven la producción de sustancias proinflamatorias, que acelera la formación de coágulos. Márcate el objetivo de tener una cintura de 94 cm máximo en el caso de ser hombre y 80cm máximo, si eres mujer.
  • Las noches que no descansamos correctamente, es decir unas 7 horas mínimo y del tirón, multiplican por 4 el riesgo de sufrir un íctus. La falta de sueño también modifica el metabolismo y aumenta la tasa de la hormona del estrés, el cortisol , además de la presión arterial y el la inflamación en el organismo. si te cuesta dormir o te despiertas durante la noche, aquí tienes un enlace a unos consejitos que compartí en el artículo “Dormir es esencial”
  • Seguro que esta ya sabías que te la diría, y sí ¡la alimentación! De esta no te puedes olvidar. Una buena alimentación es la base de nuestra salud. Deja de ir a bares y de comer bocatas y dedica al menos 15-20 minutos al día para cortar unos vegetales para hacer ensalada, triturar unos garbanzos cocidos para hacer un paté vegetal (tipo hummus), pelar unas hortalizas para hacerlas al vapor o cocer un poco de arroz integral y saltear unas verduritas para acompañarlo.
  • Y no te olvides de reducir el estrés y de hidratarte correctamente. De nada sirve olvidarte de beber agua porque están tan ocupado con mil millones de responsabilidades o actividades si con ello acortas tu vida. ¿No crees? Méditalo.

Me encantaría conocer tus otras medidas de prevención, si las tienes. Compártelas conmigo en Instagram. Para ello no te olvides de etiquetarme @elrincondenanabyvirginia y añadir el hashtag #inspirandoconamor 

Si deseas mejorar tu bienestar con mi ayuda, no dudes en pedirme una cita vía email (virginia@elrincondenana.es) 

¡Que la salud te acompañe!

Virginia Quetglas
Naturópata y directora de la Escuela de Cocina Sana, El Rincón de Nana 
Las informaciones contenidas en esta web se publican únicamente con fines informativos y no pueden ser consideradas como recomendaciones médicas personalizadas. No debe seguirse ningún tratamiento basándose únicamente en el contenido de la misma, y se recomienda al lector que para cualquier asunto relacionado con su salud y bienestar, consulte con profesionales sanitarios debidamente acreditados ante las autoridades sanitarias. Ninguna de las informaciones ni de los productos mencionados en www.elrincondenana.es están destinados a diagnosticar, tratar o curar ninguna enfermedad. Solo deseamos asesorarte sobre cómo disfrutar de una vida saludable, a través de consejos, recetas, sugerencias, etc. Estos artículos están pensados para personas mayores de edad y sanas. Por favor, ¡se responsable!
Sobre las terapias naturales, advertimos a todos los usuarios de la naturaleza no sanitaria de las terapias naturales y no convencionales; y el hecho de que los beneficios físicos y/o psíquicos que pueden derivarse de la utilización de las técnicas ofertadas no esté garantizado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *