El Rincón de Nana by Virginia Quetglas

Desde chiquitina disfrutaba paseando por el huerto que mis abuelos paternos tenían. Cogía frutas, verduras, semillas, frutos secos y todo tipo de vegetales comestibles que encontraba y me los comía en crudo. Los tocaba, olía, saboreaba y me deleitaba con cada uno de ellos mientras paseaba y jugaba con todos los animales que mis abuelos criaban; gallinas, perros, gatos, patos, pavos, conejos, cabras… ¡Cuánto echo de menos aquellos momentos…!

virginia quetglas he hecho de mi cocina mi farmacia

Crecí y la vida me llevó a dedicarme al mundo de la comunicación y la organización de eventos. Más tarde acabé trabajando como presentadora de televisión, locutora de radio, maestra de ceremonias y actriz. Durante 10 años trabajé para canales como Telecinco, Cuatro, La Sexta, IB3 y 7RM entre muchos otros. Fui feliz, ¡muy feliz! Pero vivía fuera de casa, durante largas épocas incluso fuera de España, lejos de mi familia, mis amigos y mi querida Mallorca…

Virginia Quetglas en Brisas by Julian Aguirre

Un día, que me encontraba trabajando para Cuatro desde Budapest, recibí una llamada. Era mi madre y me comunicaba que tenía cáncer. ¡Cáncer! Tomé un avión y fui a visitarla. No voy a recordar detalles de aquellos días en los que mi vida se tambaleó. No solo por la situación de mi madre sino porque además, al hacerme unas pruebas, mis marcadores tumorales también salieron muy elevados. Se trataba de un cáncer de carácter hereditario. Con lo que tenía que animar a mi madre, con el miedo que recorría mi cuerpo, después de tal noticia. 

Empecé a investigar, a estudiar y a descubrir cómo la alimentación jugaba un papel principal en nuestra salud, la prevención y el complemento ideal para enfrentarse a cualquier patología. Así que cursé diferentes estudios relacionados con la salud y la alimentación y llené mis estanterías de libros y más libros que devoraba apasionada por todo lo que estaba aprendiendo. En aquellos momentos pude disfrutar de mi propio huerto y tenía una enorme cocina que convertí en mi laboratorio. Allí se empezó a “cocinar” todo…

En aquella época una señora que supo que iban a sacrificar a una pequeña cerdita porque no crecía y no serviría para vender a los clientes de la granja donde había nacido, la trajo a casa y me dijo que sabía que yo, que por entonces me dedicaba a cuidar y rescatar a animales abandonados, sabría qué hacer con ella. Al principio me asusté pero cuando vi su carita caí rendida a sus pies, totalmente enamorada de aquella maravillosa criatura. La llamé Nana y me convertí en su mamá y ella en el animal que más he podido querer en mi vida.

Nana falleció tiempo después y el dolor fue tan grande que tuve que hacerle un “rincón” en mi corazón donde guardarla para siempre, porque no me podía despedir de ella tan fácilmente. Y utilicé ese rincón para darle vida a mi blog que, precisamente toma el nombre de El Rincón de Nana by Virginia Quetglas en su recuerdo. Y es que por esa época yo ya escribía recetas, fotografiaba mis platos y compartía todos mis nuevos conocimientos en las redes sociales.

De hecho en aquella época junto al consejo de mi marido, decidí que quería dar un vuelco a mi vida e ir un poco más allá con aquello de la alimentación y la salud, y me puse a cursar los estudios de Naturopatía.

En poco tiempo me dieron la noticia de que estaba embarazada y al comentarlo en en el canal de televisión en el que estaba trabajando me despidieron. No se por qué, pero no me sentí mal en absoluto. Todo aquello me dio más fuerzas para entregarme a la gran aventura que acababa de comenzar y que sentía que la vida ya tenía planeada para mí hacía tiempo

A día de hoy, tengo una niña preciosa y la imagen de Nana es parte del logotipo de mi centro; la “El Centro de Naturopatía y Escuela de Cocina Sana, El Rincón de Nana by Virginia Quetglas” donde además de impartir clases, charlas y talleres, tengo una tienda de alimentación, menaje y cosmética saludable y donde paso consulta como Naturópata especializada en mejorar el bienestar a través de la alimentación.

 

Ya son cientos de personas las que han acudido a mis cursos, charlas, talleres y a mi consulta. Verles recuperarse, mejorar sus hábitos, recibir sus agradecimientos… Es todo un verdadero regalo del cielo y por ello le doy gracias a Dios cada día y a también a mi marido que se ha convertido en el mejor compañero de vida que pude encontrar. 

Tengo una familia maravillosa y verdaderamente sana por lo que ahora ocupo gran parte de mi tiempo en ayudar a que otros también lo consigan.

Ahora escribo para muchas revistas y plataformas. Y además de en mi propio centro, presto mis servicios en todos los que los solicitan (Estena, Escuela de Técnicas Naturales, Ecovegetaria, Nature Ki, Mandala, Bodii, Ikea, Iberostar, B The Travel Brand, Illes Centre de Fitness, Megahealth…) doy clases, charlas… e incluso paso consulta online.

Si lo deseas para mí será un placer ayudarte a ti también. Puedes contactar conmigo por email (virginia@elrincondenana.es) o whatsapp (687 597 903).

¡Qué la salud te acompañe!

Virginia Quetglas
Naturópata y Directora de la Escuela de Cocina Sana El Rincón de Nana
Las informaciones contenidas en esta web se publican únicamente con fines informativos y no pueden ser consideradas como recomendaciones médicas personalizadas. No debe seguirse ningún tratamiento basándose únicamente en el contenido del mismo, y se recomienda al lector que para cualquier asunto relacionado con su salud y bienestar, consulte con profesionales sanitarios debidamente acreditados ante las autoridades sanitarias. Ninguna de las informaciones ni de los productos mencionados en www.elrincondenana.es están destinados a diagnosticar, tratar o curar ninguna enfermedad. Solo deseamos asesorarte sobre cómo disfrutar de una vida saludable, a través de consejos, recetas, sugerencias, etc. Estos artículos están pensados para personas mayores de edad y sanas. Por favor, ¡se responsable!
Sobre las terapias naturales: Escuela de Cocina Sana CB advierte a todos los usuarios de la naturaleza no sanitaria de las terapias naturales y no convencionales; y el hecho de que los beneficios físicos y/o psíquicos que pueden derivarse de la utilización de las técnicas ofertadas no está garantizado.