Padres preocupados por la alimentación de sus hijos

Empieza el año y con él la escuela para familias […]

Empieza el año y con él la escuela para familias que quieran comer sano. Motivos para empezar a comer sano en familia no nos faltan y por ello quiero aprovechar para recordar hasta donde llegan las tretas de la industria agroalimentaria que tanto poder e influencia tiene sobre nuestra sociedad. Nuestros hijos crecen bombardeados por sus menajes engañosos y eso es algo que realmente me preocupa y mucho.

Un claro ejemplo es que se nos hable de bebidas refrescantes cuando lo que nos venden es agua cargada de azúcar refinado tan nocivo para la salud y un sin fin de conservantes, colorantes, acidulantes, etc. que tanto nos perjudican al irse acumulando en nuestro organismo.

Hoy he leído un artículo de Joaquim Elcacho, Periodista especializado en Medio Ambiente y Ciencia en la primera edición de este año de Bio Eco Actual  donde se explica un artículo publicado el pasado 12 de septiembre en la revista JAMA Internal Medicine, que ha confirmado que la industria del azúcar, a través de la Sugar Research Foundation, pagó durante las décadas de 1960 y 1970 numerosos estudios con el objetivo de negar que el consumo de azúcar provoque enfermedades coronarias o cardíacas.

Según parece el lobby del azúcar industrial pagaba el trabajo de los investigadores a condición de que sus resultados cargaran toda la responsabilidad al consumo de grasas. Este es solo un ejemplo de cómo afecta esta industria en nuestras vidas y en nuestra percepción de la realidad. Por mi consulta pasan muchas personas que me dicen que cogen peso y sin embargo no toman nada de grasa en su dieta. ¡Menudo error! Nuestro cerebro o nuestras articulaciones no pueden trabajar sin grasas. ¡Por descontado que hablo de grasas saludables! Tanto saturadas como instauradas, la de coco y la de oliva son buenos ejemplos de ambas. Y ¿dulce? ¿comemos dulce? les suelo preguntar yo. ¡No puedo vivir sin un poquito de dulce en cada comida!

Si dejamos de tomar grasas y no dejamos de consumir dulces de mala calidad, nos estamos equivocando doblemente. Dejamos de administrar un macronutriente imprescindible para el buen funcionamiento del cuerpo y tomamos uno totalmente desaconsejable.

Por lo tanto, una conclusión rápida y general sería que es mucho más inteligente añadir una cucharita de aceite de oliva virgen extra y a ser posible de primera presión en frío y en crudo en nuestro desayuno, comida y cena y eliminar bollería y alimentos refinados y procesados que tantos azucares de absorción rápida poseen. Eliminando así muchas problemáticas actuales como los cambios de humos, la falta de concentración, el sobrepeso, la candidiasis, el agotamiento crónico, la diabetes de tipo II, etc.

El artículo continuaba hablando de un segundo estudio similar publicado el 10 de octubre, se ponían en evidencia las grandes cantidades económicas que invierten Coca-Cola y PepsiCo en la esponsorización de organizaciones médicas en Estados Unidos, así como las actividades de estas compañías para influir en la legislación sobre salud pública entre los años 2011 y 2015.

Los resultados fueron publicados en la revista científica American Journal of Preventive Medicine y parecen muy claros. En el período estudiado, Coca-Cola Company y PepsiCo dieron dinero a 96 organizaciones médicas y de salud, incluyendo muchas de las entidades que precisamente tienen la misión de luchar contra el sobrepeso y la obesidad. También entre 2011 y 2015, “estas dos compañías hicieron lobby contra 29 proyectos de ley que pretendían reducir el consumo de bebidas azucaradas o mejorar los hábitos de nutrición de la población.”

Los autores del estudio apuntaban algunas conclusiones como esta: “Existe una sorprendente y profunda esponsorización de las organizaciones médicas y de salud por parte de estas dos grandes empresas de bebidas”

¡Increíble pero cierto! Esto me recuerda a la impotencia que siento cuando veo en los paquetes de galletas de harinas refinadas con azúcar refinado, el logo de la Asociación Española de Pediatría avalándolas. ¡Qué vergüenza! Y qué miedo, que nuestros hijos estén en manos de estos señores…

galletas, dinosaurios, pediatras, virginia, quetglas, azúcar, cocina, sana, mallorca, familias, hijos

Sandy Douglas, presidente de Coca Cola en Estados Unidos ha publicado un escrito en el que defiende que los donativos son totalmente lícitos y sólo tratan de contribuir al bienestar y la salud de la población. ¿De la población? Que impotencia siento al ver que no les importamos ni a la industria farmacéutica ni a la alimentaria. Y sobretodo porque una gran parte de la población no es consciente de todo esto.

Por ello, sigo con mi incansable trabajo de concienciación para padres y por ello pongo en marcha en mi escuela las clases para “Comer sano en familia”.

El próximo jueves 26 de enero a las 18:00 daré una charla introductoria y a partir del mes de febrero todos los últimos jueves de mes me reuniré en la escuela con los padres que estén interesados para resolver dudas, elaborar deliciosas recetas y descubrir cómo debe ser una alimentación saludable para nuestros hijos de la que nos podamos beneficiar nosotros mismos.

virginia quetglas, taller alimentación, superbebes, mallorca, escuela cocina sana

Las clases tendrán un coste de 20€ y nuestros alumnos del curso de Cocina Consciente se podrán aprovechar de un 50% de descuento, como es habitual, por lo que solo pagarán 10€.

Reserva tu plaza enviando un whatsapp al 687597903 o un mail a virginia@elrincondenana.es y ¡que 2017 sea un año cargado de salud para toda la familia!

Virginia Quetglas

Naturópata y Coach Nutricional

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*